RESPIRAR. UN VIAJE LLAMADO “BREATHING TIME”

respirar_ecp_1_p

Letras que se escabullen entre los pasos. El Vendrell.

El ambiente es gris y huele a humedad. Bajo un poco la ventanilla para que entre el aire fresco. La niebla de las montañas a las que me dirijo a 100km/h se mezcla con el humo que sale de las fábricas de las que me alejo. Gris con gris. Apago la radio. No quiero que nada me desconcentre mientras pienso. Empieza a llover. Pienso en respirar. Respiro profunda y forzadamente. Respirar, absorber y expulsar el aire. Cada vez llueve más y más. Respirar. Acción vital y universal y aún así, totalmente infravalorada. El gris ya lo invade todo y yo me pierdo en él. Respirar es salir, pienso. Me gusta haber salido para dirigirme al Museo de la Vida Rural de l’Espluga, la primera parada del viaje iniciático que acabo de empezar. Un viaje llamado “Breathing time (tiempo para respirar)” que incluye 10 destinos. 10 lugares (museos, salas de exposición, centros culturales, plafones en la calle) con su propia idiosincrasia, la cual se mezcla con las historias de 26 autores. Historias que respiran, absorben y expulsan; exhalan, despiden de sí su propio olor. Historias para ser respiradas.

A pesar de la tranquilidad de la sala, en l’Espluga se respira tormenta. Las voces de cada una de las historias se acoplan: el ruido repetitivo del video de Ro Caminal se inmiscuye en la silenciosa y orgásmica poética en blanco y negro de Gerard Gil, y el espíritu de Castellarnau se aventura en el misterioso pasaje de cañas de Gemma Coflent.

La segunda parada del viaje es Cambrils, la Sala Àmbits del Centro Cultural y Ocupacional. Ha parado de llover pero el gris sigue allí. Se respira una fría calma. El diseño de Fani Pizarro introduce las composiciones limpias de Cristina Serra y el ordenado trastorno compulsivo de Ester Ferrando. Todas estas líneas vibran con el “cha cha cha” de fondo; en el patio un grupo de gente mayor practica clases de danza.

Continúo pensando. Respirar también es entrar. Acceder a los interiores humanos. Interiores que orientan el discurso en la tercera parada, la sala Kesse de Tarragona. Paisajes internos que comparten oxígeno con un grupo de teatro amateur que ensaya para un estreno.
Entrar. Acceder a las profundidades de la obra, excavarla, descubrirla poco a poco, paso a paso, estrato a estrato. En este descenso la respiración se ve afectada por la humedad, por la sorpresa de encontrarnos con aquello que no esperábamos, aquello que cambia nuestros esquemas.

Cuarta parada, plafones Display de Tarragona.

Vale, respirar es entrar y salir. O salir y entrar. Salir de nuestra realidad apresurada para respirar, para parar. Para entrar en otras realidades predecesoras que, a pesar de lo cercanas, se han convertido en ruinas. El mismo terreno, otra topografía humana. “Entonces, la gente era muy diferente de ahora”. Quinta parada, Núria Rion, Cultura de la Generalitat, Tarragona.

De lo lento pasamos a lo rápido: la velocidad del progreso y lo que se queda en el camino. Sexta parada, Mas Iglesias en Reus. Obsolescencia programada, mercantilización, periferia. Respirar también puede ser quedarse sin aire. Ansiedad. Angustia amedrentada mediante la promesa de esperanza que se respira en la séptima parada, el Centro de Lectura. Sigamos los lápices, subamos al primer piso. Hora punta, los estudiantes hacen sus deberes, van a sus actividades extraescolares, se relacionan. Entre el alboroto los cuadernos de Jordi Llort. En ningún lugar podían estar mejor sus familiares mejillas sonrosadas.

La octava parada, el Vendrell, me lleva a pensar en la relación entre el respirar y el entorno. Quizás por la fisicidad emocional que supone cruzar el portal del Pardo para llegar a la sala de exposiciones con el mismo nombre. Un tránsito que me conecta con el espacio que me rodea, a la vez que me traslada a un lugar más allá del mismo pero que parte de él. Esta sensación continúa dentro de la sala, lugar níveo y luminoso en el que se suceden paisajes y arquitecturas que capturan instantes o ideas como quien contiene la respiración. Contener hasta no poder más y reventar expulsando lo acumulado. Un estallido que rompe los límites de la pieza y permite su interacción con el exterior habitado, como sucede con las letras de Martorell, que se escabullen entre los pasos de los peatones.

Llego a Valls, la novena parada. El gris desaparece dejando paso a un ambiente limpio y brillante. Es como un despertar. Un momento en suspensión. Una apnea. Subo las escaleras, en el primer piso del Museo se están ultimando los preparativos para inaugurar otra exposición. Me dirijo al siguiente y allí están. Sin prisa, sin tic tac. Me imagino sorda para ver las palabras de Mar Borrajo. Ciega, para focalizar mi atención en las voces de los entrevistados por Calvet y recorrer con mis dedos sus líneas en la oscuridad. Y me encanta imaginarme suficientemente sensible como para descubrir en la pieza “Ubú rei”, el espíritu de una frase presente en el cuento “Carrer del Mar” (“si sabes mantenerte de pie en una barca también sabes bailar”).

respirar_ecp_2_p

Binomio condena-salvación en CalMassó

Recupero la respiración para dirigirme a Cal Massó, en Reus. Un industrial bosque de pilares en el que la oscuridad domina a sus anchas y nos conduce por el espacio mediante golpes de luz. La materialización conceptual del respirar allí la pienso situada entre lo diáfano y lo críptico, lo sacro y lo profano: el totem de Parreu, la pregaria de desarraigo de Patrícia Carles, el binomio condena-salvación del video de Gil… Y mientras paseo por allí me doy cuenta que quizás esta materialización contiene la esencia del respirar: algo tan miraculoso que nos mantiene en vida, pero a la vez tan común y cotidiano, que sucede cada día, cada momento. Es un bucle. Como esta historia. Esta es la última parada, el viaje llega a su fin. Yo sigo respirando.


Article escrit per Encuentros, suplement cultural. Publicat el 25.05.2013. Pàg. 13. Veure

En motiu del projecte “Breathing time (temps per respirar)

Imatges: Esther Canals

HACER REÍR, UN OFICIO MUY SERIO

Convictus_Carles Cubos

Convictus_Carles Cubos

«La sonrisa es la expresión que apenas aflora el silencio, y se guarda, como el silencio, ante las verdades demasiado reveladoras.» [“El payaso y la Filosofía” de María Zambrano]

El mes de mayo es un mes de Circo. Y si no, lo podría ser. En el mes de mayo tenemos al Trapezi. En un mes de mayo de hace 18 años se fundó en Valls la Cia Passabarret, columna vertebral del circo en el Camp de Tarragona.

Ya encontramos los gérmenes del circo en las primeras civilizaciones y culturas. En Roma el oficio de bufón (como el de titiritero, charlatán y actor) era considerado un “arte menor” y, como tal, solo podían practicarlo esclavos y extranjeros, quienes ofrecían unos espectáculos divertidos, críticos y subversivos al pueblo, con el consecuente riesgo de ser perseguidos y desterrados. Estos entretenimientos tenían lugar en calles y plazas abarrotadas de gente, por lo tanto debían ser cortos y frescos para captar la atención del público.

Espectáculos de calle, precarios, rebeldes y divertidos. La verdad es que, a pesar del paso de tantos siglos, la situación no ha cambiado mucho. La esencia se mantiene, y la Cia Passabarret se nutre de ella. Pretende ser una alternativa iconoclasta al teatro pretencioso y simbolista. Esta es una idea que se entiende muy bien escuchando a Fanfare Ciocarlia, porque en su música encontramos muchos de los elementos presentes en los espectáculos de la cia: ritmos frescos, rápidos y espontáneos. Ritmos que se trasladan al público mediante un contacto directo basado en el mundo del payaso. Un mundo apasionante y lleno de matices a lo largo de la historia: color y luz, pero también tristeza y soledad, horror y miedo. La figura del payaso supone una forma de arte, considerada humilde, pero que en realidad contiene aquella fórmula mágica, imperecedera, que encanta y atrae a niños y adultos. Quizás porque contiene los secretos de la condición humana, quizás porque logra aquello tan difícil y a la vez tan especial mediante los viejos trucos (“siempre los mismos, siempre inéditos”): arrancar la sonrisa colectiva. Sonrisas, chasquidos, risitas, carcajadas, risotadas…

Por lo tanto, la Cia Passabarret reúne los ingredientes principales del mundo del circo (homenaje a las “troupes” de pallassos, humor, malabares, acrobacias, música en directo), pero también incorpora una serie de innovaciones que les confieren un carácter propio y un lugar en el territorio (tan sediento de este tipo de iniciativas por su escasez). Dando un paseo por su web una se da cuenta que se saben buscar la vida y que estamos ante una concepción moderna del circo, ante una profesionalización del oficio: shows, eventos, producción de espectáculos, propuestas educativas para escuelas, cursos y talleres de formación y de participación familiar. Y es que hacer reír es una cosa muy seria. Su trabajo supone un oasis en el desierto circense del Camp de Tarragona, sobre todo a partir de la construcción de la “Circoteca”, un espacio de creación y de educación. Un soporte y un lugar donde respirar, aprender, innovar. Un lugar en el que se forjan tanto los espectáculos que entrarán a formar parte del circuito comercial, como el público que los disfrutará.


Article escrit per la secció “Algo se Cuece en Tarragona” d’Encuentros, suplement cultural. Publicat el 25.05.2013. Pàg. 3. Veure

En motiu del projecte “Cia Passabarret

Imatge: Convictus_Carles Cubos

SALIRSE DE LA RALLA

fuera de la ralla 3_P

«La taula deGaudí, actividad con Jordi Abelló». FOTO:ARCHIVO COMISIÓN LITERARIA Y CREATIVA DE «EL MIRACLE»

Para una educación en la Creatividad

¿Qué papel puede tener la práctica artística en la Educación? Esta pregunta vertebró la X jornada de Pedagogía del Arte y Museos, que tuvo lugar el pasado 17 de abril en el Museo de Arte Moderno de Tarragona (MAMT), e impulsa la redacción de este texto.

La práctica artística como recurso pedagógico puede ser entendida y utilizada de múltiples formas, como base de todas ellas destacaría la importancia de la Creatividad. Educar en los valores de la Creatividad no implica negar el conocimiento o la disciplina sino exaltar la Libertad. Y la Libertad no entendida como un abstracto demagógico e hipócrita, sino como un concreto infinito, como el brillante y caleidoscópico Lugar que existe en cada uno de nosotros. Un lugar interior que que construimos experimentando el mundo exterior. Y experimentar implica vivir, sentir, tocar, desequilibrarse… Y caer. Considerando la caída como aliciente y no como derrota. Educar en la Creatividad no entiende el éxito ni el fracaso, porque la acción se desenvolupa desde ese nuestro Lugar (nuestro laboratorio personal).
Y todo esto que parece tan ideal, es bien real y lo encontramos en los niños. En sus ojos grandes y abiertos que no son nada más que el reflejo externo de su mente. ¡Cuánto tenemos que aprender nosotros, adultos hipócritas, miedosos y preocupados por encajar en el molde, de la libertad interior del niño! Libertad que reposa en la sinceridad con la que hurga en su Lugar y experimenta en él sin complejos. Esos fascinantes seres diminutos, en su esencia, no tienen miedo de no encajar en un sistema meticulosamente preparado para controlarles. Se respetan y se quieren. Aunque esa esencia es breve, ya nos encargamos los adultos de que así sea.
Pero no siempre. En algunos casos, siempre desde los márgenes del “Sistema Educativo Oficial”, encontramos grietas. El trabajo de Eloisa Valero, profesora del instituto Martí y Franqués, el trabajo de Marisa Suárez y Núria Serra de la sección pedagógica del MAMT, y el camino didáctico que completa el trabajo del artista visual Jordi Abelló. Estos 3 vértices se unieron en un potente proyecto cuyo titular “L’ètica sota crítica. Videoart, aula, artista y museu” define muy bien el contenido del triángulo: a partir del contacto con un trabajo de Abelló (“L’ètica sota crítica”) y con el propio artista, un grupo de 1º de Bachillerato realizaron sus propias videocreaciones, que fueron expuestas en el Museo. Los estudiantes experimentaron al Artista como un referente a partir del que construir su propio viaje, al Museo como un cercano cobijo a sus preguntas. Este proyecto consigue que el Arte, “más allá de ser un objeto de estudio alejado de la vida” de los estudiantes, forme parte su universo. En este sentido tiene muchos puntos en común con el trabajo de la “Comisión Literaria y Creativa” de la Escuela “El Miracle”. Motivado por el impulso de las familias y con la colaboración del profesorado, este es un proyecto en el que los pequeños son educados en la Creatividad: descubren las texturas urbanas y humanas presentes en el entorno de su Escuela y las recogen en una acción audiovisual; exploran la poesía existente en las palabras y los objetos y se impregnan de ella en sus propias cosntrucciones; juegan con los elementos de la naturaleza para crear estructuras imaginadas, siguiendo el proceso de Gaudí y con la colaboración de un artista plástico (Abelló)…

Estas grietas son ejemplos de prácticas de educación en la Poesía, la Imaginación, el Color y las Texturas de la Vida. Educación en la Libertad, la libertad de permitir al alumno que ocupe el espacio desde sus propias acciones, intereses e impulsos. Provemos a bajar de la tarima, a salirnos de la ralla. Alejémonos del discurso acomodado en la certeza. Enseñemos a pensar más que a obedecer. Provemos a vivir la Creatividad. A enseñar en ella. Provemos a dejar que sean los niños quienes pasen delante.


Article escrit per Encuentros, suplement cultural. Publicat el 27.04.2013. Pàg. 3. Veure

Imatge: «La taula deGaudí, actividad con Jordi Abelló». FOTO:ARCHIVO COMISIÓN
LITERARIA Y CREATIVA DE «EL MIRACLE»

“EL DESPERTAR”. UN NUEVO CAPÍTULO

«WalkingGallery a Barcelona». Oriol Miralles_p

«WalkingGallery a Barcelona». Oriol Miralles

El Centro de Tarragona se da a conocer mediante la primera “Walking Gallery” de la ciudad

“Caminante no hay camino
Se hace camino al andar.”

Y andar es lo que propone “Art Zoom” en su presentación pública al mundo mediante la primera “Walking Gallery” que se realiza en Tarragona. La iniciativa convoca a creadores de todo tipo que les apetezca mostrar su trabajo en un paseo por el centro de la ciudad. La cita está prevista para el próximo viernes 3 de mayo a las 17.45h. El punto de encuentro es el Balcón del Mediterráneo, desde donde empezará el recorrido por la Rambla Nova, el Mercado y la Plaza de la Mitja Lluna hasta la Plaça dels Carros.

Tras la estela de los pasos no solo quedarán sus huellas sinó también el rastro de colores, formas, texturas, sensaciones, experiencias, historias… Y es que a la iniciativa de llevar las creaciones a la calle se le suma la idea que estas tienen piernas, se mueven, están más vivas que nunca. Esta idea me traslada a otra, presente en un trabajo de Carlos Cárdenas; “Mi suerte está en mi corazón, mi casa soy yo”. Esta frase, que contiene un mensaje muy potente que muchos deberíamos ir recordando a nivel personal de vez en cuando, hace referencia en este caso a que “cada persona es su propia pared, su propia galería”, su propio blog, su propio taller. La propuesta reivindica, por lo tanto, el papel físico de la presencia del cuerpo y su movimiento en el espacio. Reivindica la relación entre las personas. Reivindica el contacto del aire con la piel, de la suela de los zapatos con el suelo, de la obra con la mirada espontánea. En la primavera soleada de la Tarragona del s. XXI se manda el Arte a paseo. Que se de un voltio, que respire un ratito, que se plante delante de las narices de los transeúntes, vecinos, comerciantes, turistas…

La “Walking Gallery” no es una acción aislada sino que pretende ser el pistoletazo de salida de una carrera de fondo, en la que se quiere dar a conocer “Art Zoom”. Una nueva iniciativa formada por creadores de diferentes disciplinas, comercios y restaurantes que tienen en común un marco de actuación situado en el Centro de Tarragona. El Centro se carga las pilas para reivindicarse como espacio de creación, de soporte y de difusión de esta creación a los demás. En este sentido, y con voluntad de complementar la Feria de Arte de la Rambla Nova y los “Tallers oberts de la Part Alta”, se han preparado otras actividades que se llevarán a cabo el 4 y 5 de mayo. Esta vez serán los talleres y comercios de la antigua zona residencial romana los que abrirán las puertas al curioso interesado en hechar un vistazo, en conocer qué se cuece por el corazón geográfico de la urbe e incluso en profundizar mediante visitas guiadas.

Si hacemos un repaso de los últimos QSC en clave cinematográfica, quizás podríamos titular a la película como “El despertar”. Un despertar, un reivindicar la voz creativa en el área de Tarragona, por capítulos: La parte Alta (“E·Plec”), el Centro (“Art Zoom”), los barrios (“Expediciones”), los municipios colindantes (“Pàrquing”), un poquito más allá (“A Cambrils petits luxes”)… Ahora falta una iniciativa en firme en el Serrallo, en la Vall de l’Arrabassada o en el Loreto para ver si definitivamente ocurre. A ver si ocurre aquello que parece ser tan difícil: que se reúnan guionistas, actores, productores y espectadores para sentarse y maquetar, capítulo a capítulo, un film de los buenos. De aquellos de extragrande de palomitas. Fuerte por la calidad de la unión. Rico en su heterogeneidad.
A ver si llega el momento en el que, más allá de disfrutar mirándose al ombligo, la ciudad también se recree en el intersticio entre los dedos de los pies, en los fascinantes volúmenes del tobillo, de la cadera y del hombro, en el cartilaginoso desnivel de la oreja o en la sedosa textura de los labios.
Llaménme idealista pero tengo ganas de que se estrene esa película.


Article escrit per la secció “Algo se Cuece en Tarragona” d’Encuentros, suplement cultural. Publicat el 27.04.2013. Pàg. 3. Veure

En motiu de la 1a WalkingGallery a Tarragona, organitzada per “Art Zoom”

Imatge: «WalkingGallery a Barcelona». Oriol Miralles

GAUDÍ Y LA NIEVE

gaudí 3_ecp_p

La Esencia de Gaudí más allá de Gaudí

En el bloque de pisos donde vivo están haciendo obras. Quitan las baldosas “azul retro” que cubrían los muros para vestirlos de nuevo con materiales sintéticos. Concretamente ahora están forrando el edificio con poliestireno expandido.
Los obreros justo acaban de finalizar su jornada laboral. Miro por la ventana y me encuentro con la inesperada precipitación. Bolas blancas de porexpan salidas de su última manipulación, impulsadas por una sutil corriente. Pequeñas y ligeras invaden el aire. Mis ojos las siguen en su descenso. Por unos segundos mi mente se abstrae en su ingravidez. Al volver pienso que ha sido un momento inesperadamente mágico (me viene en mente “El Tigre y la nieve” de Benigni), pienso en como algo tan corriente como las obras en un edificio cualquiera me ha brindado un momento tan sublime de silencio, de paz. De belleza.

Y todos estos pensamientos me llevan al último proyecto de Jordi Abelló el cual impulsa la redacción de este texto. Abelló ha centrado su atención en la figura de Antoni Gaudí, mediante un trabajo en mosaico formado por una exposición, un concurso de fotografías en facebook, una visita guiada y un taller para preescolares (todas las fases se pueden ver en su facebook y en su web en el apartado de teoría).

El proceso creativo de Gaudí es analizado desde los siguientes parámetros: Pensamiento, Naturaleza, Luz, Interior y Poder. El Pensamiento como un sistema preparado para superar sus propios límites mediante el impulso de la imaginación. La Naturaleza como madre, maestra, cobijo e intemperie. La Luz como fascinante energía creadora. El Interior como punto de partida. Y el Poder como rastro de la condición humana.

A Abelló no le interesa la convencional coraza discursiva entorno a la figura del archiconsumido Genio, sino el embrión que gesta al Niño. Nos acerca al manantial y nos invita a beber, a empaparnos, a chapotear en él. Arcos catenarios, columnas de doble giro, hiperboloides, conoides, fractalidad… Tecnicismos lejanos cuya esencia conceptual la encontramos muy cerca: en los árboles, en su estructura y hojas; en los bulbos, flores, caracoles; en el brócoli y las setas; en los huesos, en el viento, en el mar… En la vida. Solo hace falta mirarla, escucharla, sentirla para ver a Gaudí latente en ella.

Gaudí es la última estación en la que ha parado el tren de Abelló, un tren que hace ya tiempo emprendió un largo viaje, una búsqueda constante hacia el fluir de la libertad creativa con todas sus contradicciones.

En este viaje Gaudí representa la metáfora de la estrecha unión entre el Arte y la Vida, sistemas orgánicos interconectados. La Vida entendida como fuente de inspiración, de energía, de belleza. Mirarnos los nudillos y ver un sistema montañoso. Contemplar olas de mar en las cubiertas, escamas en los muros, huesos en los balcones o tallos en las columnas. Proyectar elementos en el cielo y descubrir imágenes, ideas, sensaciones. Este es el legado de Gaudí. Su esencia. Abelló parte de la reflexión sobre la esencia de la obra de Gaudí para reflexionar sobre la Esencia misma. Aquella esencia que se alimenta de la rutina. El universo presente en las cosas más sencillas. La magia de la belleza puede estar en cualquier lugar. En cualquier momento puede nevar porexpan. Solo hay que estar atentos, deconstruir la mirada, airear el pensamiento y sacudir la imaginación.

neu_p


Article escrit per Encuentros, suplement cultural. Publicat el 30.03.2013. Pàg. 13. Veure

En motiu del projecte “Gaudí va néixer al Mas de la Calderera de Riudoms” de Jordi Abelló

Imatges: Esther Canals

EL LUJO DE LO PEQUEÑO

Gerard Colom_p

Gerard Colom

Señores y señoras, niños y niñas, en las siguientes líneas tenemos el placer de presentarles una iniciativa venida de unas tierras muy cercanas. Ha surcado mares de ideas, recorrido tierras de creatividad y sobrevolado por cielos repletos de expectativas e ilusiones. Sin más preámbulos pasamos a presentar a nuestro protagonista del mes.

[Aplausos y gritos del público.]

[Luces tenues. Música de fondo.]

Cambrils es un pequeño núcleo de población conocido por su tradición marinera, tranquilo en invierno y a rebosar de turistas en verano. A sus principales recursos (el largo paseo marítimo, las mariscadas, la Cooperativa, las diferentes torres medievales y modernas…) se le suma, desde febrero de este 2013, un nuevo proyecto que pretende cambiar el rumbo de la situación cultural local actual. Todo un bombazo.

“A Cambrils, petits luxes” se gestó en varias noches lluviosas (podría ser). Muchas ganas y mucho positivismo fueron los principales ingredientes con los que se cocinó la receta. Un plato especialmente dedicado para comensales de diversa índole: aquellos con ganas de crear y mostrarlo a los demás, los sedientos de dinamización económica y humana para su negocio, los hambrientos de experiencias nuevas, entretenidas… Incluso para aquellos bichos raros que encuentran placer en el hecho de promover cultura, conocimiento, experiencias, sensaciones (así porque si, sin más motivo que el mero placer que provoca. Lo dicho, raros!).

¿Se nos va haciendo la boca agua?

La propuesta consiste en abrir todas las ventanas de la casa para que se ventile y se llene de aire fresco. También en abrir todas las puertas para que vayan entrando aquellos que tengan curiosidad, necesidad, voluntad, calidad. Hacer una llamada a que vengan todos aquellos que quieran, que lo sientan, que lo necesiten. Incluso es completamente viable montar algo en las calles, plazas y otros lugares públicos, para aquellos que se desenvuelvan mejor en el exterior y para enganchar a todos aquellos que aún no se atrevan a pasar.

Es toda una oportunidad. Y no hay mejor ocasión que la actual para empezar con el sarao. Ahora es el momento idóneo para poner en contacto artistas que les apetezca mostrar aquello que hacen con locales y otros espacios. Artistas en general, sin distinciones disciplinarias ni otras categorías. Desde músicos profesionales a estudiantes de conservatorio. Pintores, actores, payasos, cantautores, escultores, performers, flamencos, terapeutas, magos… Infinidad de especies que deben encontrar su media naranja. Contenidos que buscan continentes y al revés.
Y después estamos los que lo disfrutamos. La gente con ganas de aprovecharnos de estas demostraciones de buen carácter, ya que detrás de “A Cambrils, petits luxes” hay cero ánimo de lucro y cien motivación. Lo que decíamos antes: muchas ganas y mucho positivismo. Todo un lujo, oye. Y de los grandes! Otra demostración que si se puede se quiere.

Habitamos un mundo extraño pero, a pesar de todo, no deja de ser significativo que a las propuestas culturales se las considere bajo la etiqueta de “lujo”.


Article escrit per la secció “Algo se Cuece en Tarragona” d’Encuentros, suplement cultural. Publicat el 30.03.2013. Pàg. 3. Veure

En motiu del projecte “A Cambrils petits luxes”

Imatge: Gerard Colom

JOAN PONÇ Y LA LITERATURA

jponç_ecp_p

“El camino cierto del ser está en creer cada vez menos en lo que se ve pero no existe, y cada vez más en lo que no se ve pero existe.” [San Juan de la Cruz según Joan Ponç]

«Un desfile de letras se traslada de las páginas a mis retinas. Colándose en su interior, esparciéndose por todas partes. Mi mente empieza a nutrirse de su néctar. El corazón palpita grave y noto un cosquilleo en los dedos que los dirige, cual imán, hacia el buril. Todo se altera.
Esas pequeñas comparsas literarias formadas por carrozas de significado empujan el engranaje de mi imaginación. Lo empujan tan alto que empieza a cocinar hornadas de ideas sin parar. Ideas transcritas a imágenes por mi mano. Por todo mi ser. Hay algo de mágico en el proceso.»

Joan Ponç es un artista que aparece en los manuales de Historia del Arte como uno de los representantes figurativos de las vanguardias en Cataluña. Suele ir asociado a otros nombres como el de Tàpies, Brossa o Cuixart, todos ellos fundadores de “Dau al Set”, exponente del llamado “Surrealismo mágico”. Por lo tanto la presente exposición en el “Museu de la Vida Rural” recupera una figura del pasado, centrándose en su relación con la literatura. Conretamente se muestran los grabados que realizó Ponç sobre “La metamorfosis” de F. Kafka y “Don Quijote de la Mancha” de M. de Cervantes y la colaboración gráfica con el poeta J.V. Foix en ”La pell de la pell”.

«Cuando mi silueta se proyecta en la superfície, el buril empieza a diseccionarla extrayéndole el espíritu e imprimiéndolo en la matriz.
Líneas que se deslizan gráciles, perfiladas, ingrávidas. Simples líneas desnudas que entretejen, mediante su unión, un complejo universo interior. Solo hace falta levantar la piel para descubrirlo. Levantar la piel, acercar la lupa o abrir la cabeza. Mi cuerpo se fragmenta y distorsiona hasta el límite para descubrir la realidad más allá de su apariencia física. Dejando fluir aquello que se esconde debajo, aquello que late bajo la piel. La piel de la piel.
Siento que mi espíritu alcanza una vigorosa locura que me impregna de energía, valentía y dignidad. Que me impulsa a emprender el camino que me ha sido destinado. Un recorrido por la utopía, hacia la ínsula prometida.
Miro el reflejo de mi sombra proyectado en la plancha. Cual es mi sorpresa al darme cuenta que mi espíritu es más grande, negro y peludo que yo. Mi propio espíritu, creado en el espacio mediante líneas y tramas, es el de un insecto! A mi alrededor dibujo rechazo y miedo. Me recojo en el putrefacto agujero de mi habitación. Escondiéndome de mis fantasmas. Fluorescente languidez. Anacoreta onírico. Los espectros generados por mi fantasía se vuelven contra mi.
Muero lentamente. Frío y solo. Cuerdo. »

Un paseo por “Joan Ponç i la literatura” puede trasladar al espectador a lugares muy lejanos y muy dispares. Un universo de conexiones esilísticas y esenciales se activa casi inevitablemente y nos traslada a la mística del Greco, al infierno de Dante, al universo de Tim Burton o a la tragedia de Shakespeare. Una exposición que nos demuestra la grandeza de las conexiones retroalimentativas en el Arte. La grandeza de la imaginación. Su poder creativo. Un viaje al “Museu de la Vida Rural” de l’Espluga que vale la pena hacer.


Article escrit per Encuentros, suplement cultural. Publicat el 23.02.2013. Pàg. Veure

En motiu de l’exposició “Joan Ponç i la literatura” al Museu de la Vida Rural

Imatge: Esther Canals Piñol

“EXPEDICIONES”. UN VIAJE HACIA LA BASE

Dibuja un círculo. Marca un punto en su interior. Marca otro punto, y otro y otro. Marca tantos puntos como puedas, lo más rápido que puedas. Ese oscuro círculo resultante, es el centro. Cuando la oscuridad de la figura geométrica desborde sus propios límites, dibuja un punto externo a ella, cerca, pero fuera. Dibuja alrededor más puntos acumulándose de forma irregular. Es la periferia. O los alrededores, las afueras, los suburbios… Trazos orbitando alrededor del centro que siguen una trayectoria paralela a este.

El binomio centro-periferia es un tópico útil para hablar de la ciudad y la relación con sus barrios, concretamente para hablar de Tarragona y los barrios de Ponent. Así que en el anterior dibujo añade el mar, el río, las vías de tren, la Nacional 340, la autovía t11, unos antiguos polígonos industriales, cables de alta tensión y varios bloques de pisos amontonados.

Según la RAE el centro es un lugar de donde parten o a donde convergen las cosas. Donde se reúnen los miembros de un grupo. Un intermedio entre radicales, por lo tanto más firme y seguro. O más cómodo. El lugar más concurrido de una población. Un fin a que se aspira o del que se siente atracción… En cambio la periferia queda al márgen. Es el límite de un cuerpo que lo separa y distingue de lo que no es él.

¿Qué pasa si se trabaja el corazón de la periferia y se potencia su carácter de centro? ¿Qué pasa si aprendemos a replantearnos la ciudad desde sus suburbios?

“Expediciones” es un proyecto cultural de cooperación europea en el que un grupo de profesionales de diferentes campos (artistas, investigadores en ciencias sociales y pedagogos) colabora con asociaciones, niños y habitantes de un mismo barrio. Son 3 las localizaciones: barrios de Ponent en Tarragona, Maurepas en Rennes y el barrio de Praga en Varsovia.
Este grupo de científicos y artistas reside 3 semanas en el barrio donde despliega su proyecto de exploración entrando en contacto con el espacio, la gente, sus rutinas, gustos, trayectorias… Una vez realizadas las 3 residencias, habrá una segunda fase de reflexión, análisis y muestra del proceso realizado mediante la edición de un libro, la producción de un documental y de una instalación plástica y la realización de un seminario internacional pluridisciplinar.

La primera de las residencias tuvo lugar el pasado enero en los barrios de Ponent, especialmente en Campo Claro, y lo que surgió allí se recoge en una publicación. En ella puede ya reconocerse que estos primeros “experimentos” pretenden descubrir, comprobar y demostrar determinados principios científicos partiendo del contacto directo con el espacio y su gente, sobre todo con los niños, utilizando el arte como mediador popular, como instrumento de contacto social.

“Expediciones” propone revitalizar y dignificar un territorio estigmatizado de la ciudad. Poner el foco, el altavoz, el escenario en el barrio, intentando comprender su complejidad desde diferentes disciplinas y puntos de vista.
El concepto “expedición” connota descubrimiento, análisis, aventura. Este es el espíritu que pretende inyectar el proyecto: limpiarse los ojos, sacudirse los tópicos e iniciar un viaje emocionante hacia los lugares comunes, cotidianos, populares. Un viaje hacia la base.


Article escrit per la secció “Algo se Cuece en Tarragona” d’Encuentros, suplement cultural. Publicat el 23.02.2013. Pàg. 3. Veure

En motiu del projecte “Expedicions

Imatge: Alba Rodríguez Núñez

DE LA INTEMPERIE

DISPLAY_ECP_p

El “Aula d’Art” de la urv acoge una exposición sobre “Display. Mostra d’art al carrer”

«Nací de la necesidad de expresión. De la negación de esta voluntad bajo los parámetros de órden público y civismo. De la nostalgia hacia el espacio público de comunicación.

Desde siempre la calle ha sido mi casa. Conozco el riesgo desde mi primer respiro. La intemperie me ha curtido. He vivido en mis propias carnes (de cinc) lo mejor y lo peor de la ciudad. El frío y la lluvia, el sol abrasador de agosto, el ruido y el tráfico. La contaminación. La gente, ciudadanos, turistas, peatones… que más da! Gente. Su mirada descarada, sus comentarios y su indiferencia. He sido cómplice privilegiado de sus reencuentros y sus sonrisas bajo la bufanda. De su dolor e indignación y sus momentos de euforia. De su rutina. A la vez que todas estas personas también han sido cómplices de mis entrañas, expuestas sin intimidad alguna.

Más de 6 años sufriendo y disfrutando de mi situación en pleno vientre de la ciudad.

Durante todo este tiempo muchos han sido los artistas y colectivos que han pasado por el circuito de 5 plafones (ahora ya 6!) de 2x1m, repartidos por diferentes espacios de Tarragona, que forman parte de mi esencia.
30 intervenciones creativas que han entrado en contacto con mis frías superfícies metálicas para conferirles calidez. Cada una de ellas ha moldeado mi alma. Los secretos, ilusiones, miedos, observaciones, análisis, sueños, visiones… de todas ellas han sido inscritos en mi adn y, por lo tanto, expuestos en mi misma intemperie. Al servicio del consumidor.

Más de 6 años. Toda una vida en la calle.
Girada ya la esquina del 2012, un nuevo año se presenta cargado de posibilidades, cargado de intemperie. Porque ¿quién sabe lo que nos deparará el futuro?

Más de 6 años. Ha llegado el momento de mirar hacia atrás y ver el camino recorrido. Ha llegado la hora de recordar a todos aquellos que lo han caminado a mi lado, sonreírles y hacer que lo recuerden conmigo. Ya es hora de coger la mochila con algunas cosillas muy mías e irme a mostrarlas al mundo.»

Del 13 de febrero al 1 de marzo el “Aula d’Art” de la urv acogerá la exposición sobre “Display. Mostra d’art al carrer”. En ella se hablará del proyecto, de su história y sus carácterísticas. De sus objetivos y sus obstáculos. Se mostrará cada uno de los 30 proyectos participantes. Incluso habrá un espacio en el que se podrá ver en exclusiva una pieza aportada por algunos de los artistas en relación a su intervención en los plafones. El dia de la inauguración se realizarà una presentación pública sobre el proyecto.


Article escrit per Encuentros, suplement cultural. Publicat el 26.01.2013.

En motiu del projecte “Display. Mostra d’art al carrer” i de l’exposició que l’Aula d’Art de la URV organitzà al CRAI del Campus Catalunya

Imatge: Esther Canals

“NERVI ÒPTIC” UN PROYECTO FOTOGRÁFICO Y EDITORIAL DE LA EADT

(in)comunicacions_cristina serra_p

(In)comunicacions_ Cristina Serra

Explorando la representación de la mirada

“Nervi Òptic” es una publicación impulsada desde la Escuela de Arte de Tarragona que sale cada cierto tiempo (en 15 años han editado 4 números). Su objetivo principal es el de dar visibilidad al trabajo del departamento de fotografía; seleccionar los proyectos más interesantes de los alumnos que han pasado por la Escuela, situarlos en una o varias líneas conceptuales y conferirles un marco teórico más sólido elaborado por los profesores.

“Nervi Òptic”, una publicación con un tratamiento muy cuidado que tiene más de catálogo que de revista, reflexiona desde el epicentro sobre la esencia de la fotografía relacionándola con su labor pedagógica.

Los dos primeros números de “Nervi Òptic” coinciden con un momento de crecimiento y son considerados un ensayo. En el tercer y cuarto número todas las estructuras ya empiezan a cuajar y la publicación recoge de manera coherente la línea de trabajo que define la filosofía del departamento.

El tercer número (2006) recoge una de las temáticas más reiteradas en los trabajos de los alumnos: la identidad. Proyectos que presentan una mirada que piensa y analiza la identidad mediante la vinculación a un grupo/estatus/rol… (“Nosotros”). Una mirada que se sirve del otro para definirse (“Ellos”), y una mirada hacia la piel e incluso más allá de la misma (“Yo”).

El cuarto número (2012) “Nervi Òptic. Segona natura”, se sitúa dentro de un proyecto mucho más amplio, basado en las transformaciones que ha experimentado el Camp de Tarragona durante estos últimos años. Este proyecto se enmarcó en el Festival Scan y se compone de varios apartados: un fondo fotográfico que recoge los proyectos de los estudiantes; la publicación de “Nervi Òptic” en la que se dan a conocer algunos de los más representativos; unas jornadas de debate y una exposición en el MAMT; y la voluntad de crear sinergias con archivos, profesionales y entidades en relación para próximos trabajos fotográficos.

La idea es que el fotógrafo entre en contacto con el territorio. Su territorio. El resultado de algunas de estas experiencias se reúnen en “Segona natura”, catálogo de la tensión ejercida por la huella humana en la tierra. La firmeza de la presencia aleatoria de diversas generaciones de cemento. Las trazas de un paso firme hacia la obsesiva voluntad de ultrahumanizar hasta el más salvaje recoveco. La construcción de las necesidades y los placeres de la raza humana, de su abandono al dios Cronos. Rastros de miserias. De vanidades. De poder. Unos rastros tatuados en el territorio que definen la dirección de los pasos de nuestra sociedad inmersa en la cultura de la apropiación.
Una realidad apocalíptica recogida en una iniciativa que quiere situar en el panorama actual el discurso conceptual y visual del departamento de fotografía de la EADT. Un mosaico discursivo heterogéneo revelado a partir de la mirada de diversos fotógrafos. Una mirada que aprende a explorar su entorno para poder pensarlo a través de su representación.


Article escrit per Encuentros, suplement cultural. Publicat el 26.01.2013.

En motiu de donar a conéixer el projecte “Nervi Òptic“ de l’EADT

Imatge: Cristina Serra